Prevención: la cura contra el infarto

En América Latina, las enfermedades cardiovasculares son las causantes del 30% de las muertes por año. Con campañas de prevención efectivas, dos de cada tres infartos podrían evitarse.

   

Las enfermedades cardiovasculares son las más mortíferas de todas. Se cobran por año 17 millones de vidas en el mundo, superando ampliamente las muertes por cáncer, VIH, malaria y tuberculosis. En América Latina y en los países desarrollados, estas enfermedades representan el 30% de las causas de muerte. El infarto agudo de miocardio es uno de los casos médicos más comunes de la región, a pesar de que, con prevención, dos de cada tres podrían evitarse.

    El infarto agudo de miocardio (IAM) es lo que comunmente conocemos como ataque al corazón o infarto. El corazón está irrigado constantemente por los vasos sanguíneos, que lo oxigenan y permiten su correcto funcionamiento. Pero cuando se obstruye una de las arterias coronarias, el riego sanguíneo deja de ser suficiente y se deja de oxigenar al corazón, produciendo el infarto.

    ¿Por qué se produce un infarto? Las causas son múltiples. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas con estrés, colesterol, presión alta o diabetes también son posibles víctimas. Además, existen otros factores: las condiciones socioeconómicas (la pobreza), la depresión y la escasa educación favorecen la aparición de estas enfermedades. Aparentemente, las migraciones, las malas noticias, las emociones fuertes, y hasta el fútbol pueden traer problemas cardíacos: La Universidad de Munich calculó que durante los partidos del mundial de fútbol 2006, los infartos aumentaban. 

    En América Latina, el INTERHEART realizó un estudio en Latinoamérica para ver cuales son los factores que infuyen los casos de infarto de miocardio. La investigación concluyó en que las causas predominantes en la región son la hipertensión, la obesidad abdominal, y los antecedentes de diabetes. Estos, junto con los malos hábitos (tabaco, falta de frutas y verduras en la dieta, e inactividad física) serían la combinación mortal.   El Atlas de enfermedades cardiovasculares e infarto de la OMS revela que el 60% de los pacientes con problemas cardíacos provienen de los países subdesarrollados. Y Argentina no es la excepción: según la Federación Argentina de Cardiología (FAC), 40.000 personas son internadas por año a causa de problemas cardíacos (con una edad promedio de 52 años). Los mayores problemas son la falta de estadísticas sobre problemas cardiovasculares y la poca información que circula sobre el tema. Además, a veces no hay suficiente preparación médica: cuando llega un joven con dolor torácico, muchos médicos no consideran el infarto como opción por la juventud del paciente, lo que puede ser un grave error.

    Los informes indican que las enfermedades cardiovasculares seguirán siendo la primera causa de muerte de la región. Las organizaciones mundiales, preocupadas ante estos diagnósticos, aúnan esfuerzos para contribuir al mejoramiento de la situación. Un claro ejemplo es el XVI Congreso Mundial de Cardiología, organizado por la World Heart Federation en Buenos Aires. El evento, que se desarrollará del 19 al 21 de mayo, contará con la presencia de 15.000 personas de todo el mundo. “La situación en América Latina es difícil, pero lo que debemos entender es que con previsión, podemos resolverla”, afirmó la Dra. Silvina Silberberg, una de las organizadoras del Congreso en Buenos Aires. “Es necesario tener más campañas masivas para la prevención primaria, teniendo en cuenta los factores de riesgo que son casi desconocidos. Sólo podremos resolver este problema desde la prevención, no desde la cura”.

    

 

  

  

About these ads